martes, 13 de noviembre de 2012

El cultivo del pepino






PEPINO
Cucumis sativus L. Cucurbitaceae
El pepino se utiliza para consumo fresco y para
 procesamiento (de menor tamaño). En ambos casos las
variedades pueden diferir en cuanto a tipo de fruto y
grado de madurez en el momento de la cosecha.
CLIMA Y SUELOS
El pepino se adapta a una gran variedad de localidades
 y se puede cultivar desde el nivel del mar hasta los
1.300 msnm.
Se adapta a temperaturas entre los 18 a 25ºC con un máximo de 32ºC.
Requiere entre 70 y 90 % de humedad relativa.
Es un cultivo con alto requerimiento de agua.
El cultivo se favorece con suelos de textura-areno-arcillosa, bien drenados y con un pH entre 5,5 y 6,7.
ZONAS DE CULTIVO Y EPOCAS DE SIEMBRA
Se han realizado investigaciones en las zonas de Alajuela y Guápiles en las que ha presentado buena
adaptación.
Para exportación, las zonas en que se ha evaluado el cultivo son: Alajuela, (La Fortuna de San Carlos),
Guanacaste, Caña; ésta última presenta problemas con los vientos que limitan la adaptación del cultivo, sin
embargo las condiciones del suelo y clima son las adecuadas. Además se cuenta con infraestructura de
riego y terrenos mecanizables. El problema de viento puede superarse con el uso de barreras rompevientos
que favorecen la actividad de los insectos polinizadores y disminuyen los daños físicos en la planta.
En San Carlos, los rendimientos han sido buenos, pero la alta humedad relativa de la zona favorece la
incidencia de enfermedades, principalmente de la hoja.
El pepino puede cultivarse todo el año si se cuenta con riego pero no se recomienda su cultivo en épocas muy
lluviosas.
En el caso de siembras para exportación, la época de siembra más conveniente es entre noviembre y enero.
CULTIVO
VARIEDADES
Para consumo fresco, las variedades de pepino
adecuadas son Palomar, Poinsett, Victory, Marqueter,
Market-More.
Para exportación se ha utilizado con éxito el híbrido
Dasher II.
Par encurtido, algunas variedades e híbridos que han
mostrado buena adaptación y rendimiento son Gémini
(híbrido), Pioneer-Explorer Premir, Wisconsin 18,
Spartan Daun y Ohio 17.
PREPARACION DEL SUELO
El terreno se prepara pasando al arado y la rastra, para dejarlo suelo y favorecer la producción de raíces del
cultivo.
SIEMBRA
El pepino se siembra en lomillos o montículos o directamente en el suelo.
La distancia entre surcos varía entre 1,2 y 1,5 m y la distancia entre plantas es de 20 cm.
La siembra se realiza en hoyos de 2 a 3 cm de profundidad en los que se colocan de tres a cuatro semillas
por golpe, se ralea después y se deja sólo una o dos plantas por golpe.
MANEJO DE LA PLANTACION
Fertilización
El pepino requiere de 150 a 200 kg/ha de nitrógeno y 300 kg/ha de fósforo. El fósforo se aplica todo en la
siembra, así como la mitad del nitrógeno. El resto del nitrógeno se aplicará a los 22-30 días después de la
siembra.
Estas cantidades se pueden suplir con fertilizante granulado de las fórmulas 12-24-12 o 10-30-10, en la
cantidad de 1.660 kg/ha para suplir el fósforo y la mitad de nitrógeno. A los 22-30 días se puede aplicar urea
o nitrato de amonio en las cantidades de 138 kg/ha. En la siembra, la fertilización se realiza en banda, a la
distancia de 5 a 10 cm de la semilla y a 5 cm de profundidad.
Se pueden realizar fertilizaciones foliares antes de la floración y quince días después.
Combate de malas hierbas
El período crítico de competencia en este cultivo se ubica entre los veinte y cuarenta días después de la
siembra.
El agricultor normalmente deshierba a los veinte días y aporca a los treinta días de la siembra.
Ensayos realizados en combate químico han mostrado que la mezcla de DNBP con pendimentalina (1,5 + 0,5
kg ia/ha), aplicado un día después de la siembra, ha dado buenos resultados. Sin embargo, el uso del
primero está restringido por su alta toxicidad.
En caso de lotes infestados de gramíneas, la utilización de un graminicida como el fluazifop-butil es
recomendable, el cual puede usarse aún en posemergencia.
Tutor
El crecimiento de la planta de pepino en un tutor, ayuda a aprovechar mejor el terreno, facilita las labores de
cultivo (aporca, deshierba y aplicación de agroquímicos), aumenta la ventilación, facilita la cosecha y mejora
la calidad del fruto en cuanto a sanidad y apariencia.
cultivo (aporca, deshierba y aplicación de agroquímicos), aumenta la ventilación, facilita la cosecha y mejora
la calidad del fruto en cuanto a sanidad y apariencia.
El tutor para pepino consiste en un conjunto de postes cada 3 m, con dos líneas de alambre a 0,8 a 1,3 m de
altura, en los cuales se amarran las guías con pabilo.
PLAGAS DEL PEPINO
En el pepino, es importante no utilizar productos clorinados
ya que son tóxicos para esta planta.
Vaquitas Diabrotica variegata (Coleoptera: Chrysomelidae)
Diabrotica porracea (Coleoptera: Chrysomelidae)
Acalyma sp. (Coleoptera: Chrysomelidae)
Son los insectos conocidos como vaquitas o tortuguillas
que miden de 5 a 7 mm y presentan colores vistosos
como amarillo, verde, azul oscuro, negro, etc., en distintas
 tonalidades.
Las larvas perforan las raíces y forman túneles mientras que los adultos atacan los tallos, hojas, frutos y
flores. Se consideran portadores de Erwinia y del virus del mosaico del pepino (CMV).
Una buena preparación del terreno antes de la siembra destruye los huevecillos y larvas o los expone a la
acción de los depredadores.
El chinche depredador Castolus tricolor destruye los adultos y Zelus spp., así como la mosca tachinida
Celatoria diabroticae, son depredadores de huevos.
El combate químico se puede realizar con metomil (Lannate 90% PS; 1 g/l) endosulfán (Thiodan 35 CE; 2
cc/l) o con monocrotofos (Nuvacrón o Azodrín; 2,5 cc/l).
Gusano del pepino Diaphania nitidalis (Lepidoptea: Pyralidae)
La larva madura mide 20 a 25 mm de largo color amarillo pálido o blanco-verdoso con manchas negras y se
vuelven rosadas antes de empupar. Se alimentan de flores y hojas. El mayor daño lo hace taladrando los
tallos y frutos.
El combate se inicia con la destrucción de la parte de la planta infestada así como de los residuos de
cosecha, para evitar la reinfestación.
Debido al hábito de taladrador, el combate químico es muy difícil, ya que el insecticida no llega donde está
la larva. En forma preventiva se puede aplicar algún insecticida piretroide o biológico, pero en horas de la
tarde, para evitar la intoxicación de los polinizadores y dirigido a las yemas de las flores y fruta joven.
Chinche patón o pata de hoja Leptoglossus zonatus (Dallas)
(Hemiptera: Coreidae)
El adulto mide de 16 a 21 mm de largo, tiene una banda amarilla zig-zag transversal en las alas cuando están
plegadas y parte de las patas traseras parecen como hojas.
Los adultos y las ninfas chupan los jugos de los frutos y partes tiernas, lo cual causa decoloración,
debilitamiento, pudrición y caída de frutos.
El combate se puede iniciar mediante la destrucción manual de huevecillos, los cuales los ponen agrupados,
ninfas y adultos.
ninfas y adultos.
Existe cierto grado de combate natural mediante la avispita Gryon sp. la cual parasita los huevecillos.
El combate químico puede hacerse mediante insecticidas sistémicos.
Áfidos Aphis gossypii Glover (Hemiptera: Aphididae)
Myzus persicae (Hemiptera: Aphididae)
Son pequeños insectos que miden de 1 a 2 mm, viven en el envés de las hojas, sobre todo en las partes más
tiernas y producen una melaza sobre la que crece la fumagina.
Succionan la savia de las plantas a las que debilitan y además son transmisores de virus del mosaico del
pepino y virus del mosaico de la sandía.
Por lo general, esta plaga tiene muchos enemigos naturales que mantienen baja la población.
Si el ataque es muy severo, se puede aplicar insecticidas sistémicos.
Enfermedades y su combate
Antracnosis Colletotrichum sp.
El ataque afecta las hojas, tallos y frutos. El síntoma principal son manchas color café en las hojas. En los
frutos se forman manchas redondas u ovaladas de color café-pardo, que se convierten en pústulas rojizas.
Para su combate se recomienda la desinfección de la semilla con fungicidas para este fin. Además, es
conveniente la aplicación preventiva de fungicidas con maneb cada cinco días. Si la enfermedad aparece, se
puede aplicar benomil alternado con el maneb. También se puede aplicar mancozeb.
Mildiu velloso Pseudoperonospora cubensis
Esta enfermedad es la mayor importancia en la estación lluviosa. El síntoma característico es la aparición de
un micelio de aspecto aterciopelado, color blanco-grisáceo entre las venas del envés de las hojas, que luego
se convierte en manchas cloróticas de mayor tamaño y número.
Se puede combatir con clorotalonil (3 g pc/l), zineb, mancozeb u oxicloruro de cobre en las dosis
recomendadas en la etiqueta.
Bacteriosis del pepino Pseudomonas sp.
Ataca los tallos, hojas y frutos. En las hojas produce manchas de apariencia húmeda, de 2 a 3 mm de
diámetro, color gris que se tornan negras y se caen, dejando un hueco en la hoja. En el fruto causa lesiones
en forma de manchitas que exudan una especie de goma.
Se pueden combatir tratando la semilla con fungicidas para semilla, eliminando los residuos de cosecha, ya
que es así como se propaga, usando variedades resistentes y sembrando sólo en suelos bien drenados.
También se puede realizar aplicaciones de captan, oxicloruro de cobre, o estreptomicina o bien, rotando el
cultivo por lo menos tres años.
COSECHA
La cosecha se realiza manualmente con una frecuencia variable. El fruto para cosechar debe estar en estado
óptimo de desarrollo, de acuerdo con las exigencias del mercado, en general el fruto debe estar tierno y el
mejor índice de ello es la semilla tierna.
El fruto del pepino puede almacenarse durante diez a catorce días a temperaturas entre 7 a 10ºC, con una
humedad relativa de 90 a 95%.
Tomado del libro: Aspectos Técnicos sobre Cuarenta y Cinco Cultivos Agrícolas de Costa Rica.
Dirección General de Investigación y Extensión Agrícola. Ministerio de Agricultura y Ganadería. San
José, Costa Rica. 1991

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada